Alcuentros Cicloturistas Asturies 2015
XVII Encuentros ConBici de Cicloturistas y Ciclistas Urbanos

El candado no pesa

¡Ay! Qué ganas de darle al pedal, sentir la brisa en mi rostro, pasar días y días viajando con mi fiel compañera, mi bicicleta, llevando todo lo necesario entre los dos.

candado
¡Es tan diferente viajar en bici! Lo aprecias todo con mayor intensidad, te acerca a las personas y los lugares de paso de un modo tan íntimo… masticas con deleite cada detalle del camino.

Cuando hacía el equipaje y revisaba mi bici para partir, en esa difícil lucha para diferenciar lo imprescindible de lo importante, tuve una terrible tentación:
Quito los candados. Mucho peso. O meto ese delgadito que tengo por algún lado.

Pero luego me paré a pensar en el rostro de mis compañeros de Sevilla, cuando les robaron la bici en los últimos Encuentros, o en el de un par de amigos que se la robaron hace poco por Gijón y Oviedo… y me dije: “Pero que haces, bribón. Tu bici siempre te acompaña y sufre contigo lo preciso, se entrega en metal y goma a tu ruta… y tú ¿vas a poner en peligro su seguridad mientras te ausentas, por un poco más de peso?”

Definitivamente no. Acabo de tirar a la basura ese candado de espiral delgadito de cerradura dudosa. Me llevo mi candado articulado, que pesa un huevo (con ese acero endurecido), pero que solo se puede corta con radial. Y también me llevo el de espiral gordito, ese con un cable de acero reforzado por el centro, que pocas cizallas pueden cortar. No voy a escatimar en la seguridad de mi fiel compañera de pedales… porque sin ella se acabaría el viaje y se me quedaría esa cara de angustia que no quiero volver a ver en nadie más.

Si vienes a los Alcuentros de Asturies 2015, recuerda que la bici no se puede meter en los pabellones. Si aprecias tanto a tu bici como yo, si tampoco quieres volver a ver semejante expresión en ningún rostro amigo (y menos en el tuyo), no olvides llevar unos buenos cadados que ponerle a tu bici. Porque cuando se trata de la seguridad de tu fiel compañera… el candado no pesa.

Buena ruta!